Economía Política

Escenarios en Juego

Nuestros escenarios son: Crash Landing (Nos Estrellamos, 70-80% de probabilidades), Soft Landing (Aterrizaje Controlado, 20-30%) y Maduro se Queda (0 – 10%).

La clave del Crash Landing, donde estamos, es que Maduro se aferra al poder y a sus políticas empobrecedoras para seguir minimizándonos y controlándonos; no acepta la Ayuda Humanitaria buscando que surja un conflicto, apostándole a que el Congreso norteamericano no le permita a Trump una acción militar y se debilite; y a que pase el tiempo suficiente como para que la Unión Europea y el Papa cambien su posición pro elecciones a favor del diálogo; con el cual nos vuelve a marear (el Papa dixit). De allí surgiría el escenario menos probable: Maduro se Queda, pero con un país que él mismo ha seguido arrasando, ¡a pesar de que sus políticas lo desestabilizan! Ejemplo, el aumento del Encaje Bancario.

Las probabilidades del escenario Maduro se Queda son muy bajas por las calamidades que crea internacionalmente y los aciertos del guion que sigue la oposición. De allí que el escenario Crash Landing continúa porque las sanciones internacionales y las presiones internas lo hacen salir del gobierno, pero muy tarde. Quien venga encuentra un país más destruido de lo que ya está, que habrá que reconstruir de luto y con grandes sacrificios.

Pero el propósito de estas reflexiones es perfilar el escenario del Soft Landing. Lo llamo así no porque no estemos muy mal sino porque, en el poco tiempo que se prolongue el Crash Landing, podríamos quedar mucho peor. Esto implica que al Chavismo Democrático le interesa minimizar el daño, entregar el poder ahora, reagruparse, actualizar su ideología y recuperar la conexión del PSUV con el pueblo. Lo más importante de esta movida es que todavía les queda poder para negociar una salida lo menos costosa posible. Ese poder se los da el miedo que sentimos de que continúen la represión y los muertos, la Ley de Amnistía y la promesa de la oposición de que mantendrán plenos derechos políticos. Este Soft Landing  es el escenario menos malo y está en sus manos, no en las nuestras.

José Antonio Gil YepesEscenarios en Juego
Leer más

Petróleo No Rentista

Comparemos dos políticas petroleras: la rentista, que está vigente desde fines de 1973, y la productiva, que tuvo vigencia hasta ese año y a la cual están retornando Arabia Saudita y otros países en una virtual división de la OPEP.

La política rentista tiene como foco maximizar los ingresos petroleros elevando los precios y, cómo esa política hizo económicamente viable la explotación de yacimientos más costosos, se generaron momentos de sobreoferta, por lo que los países OPEP recurrían a recortes de producción para que la escasez subiera los precios. La política rentista maximiza las ganancias de las empresas y, en el caso de los países OPEP, dichas ganancias son captadas por los gobiernos, dueños de las petroleras nacionales. Esto implica gobiernos ricos, sin que eso asegure que el pueblo se enriquezca porque la locomotora no compra insumos ni trabajo para producir más, sólo manipula precios. Así, en 35 años, el petróleo perdió 15 % de participación en el mercado energético mundial ante otras fuentes de energía.

Por esta razón, el rey de Arabia Saudita le dice al presidente Maduro en 2015 que no va a recortar producción para manipular los precios; todo lo contrario, va a mantenerla para que bajen y se recupere la participación del petróleo en el mercado energético mundial. Los principales beneficiarios de esta política son los países con mayores reservas, como Venezuela y Arabia.

Una política petrolera productiva reacoplaría la locomotora al resto de la economía, enriqueciendo a la población vía compra de insumos y trabajo (en vez de repartir subsidios);  reduciría la ganancia de PDVSA, los impuestos que paga al fisco y la disponibilidad de gasto público de origen petrolero; reduciría la creación de liquidez no respaldada por producción, la propensión a la sobrevaluación del bolívar, a importar, al desempleo y a la inflación. En suma, un pueblo más rico y un gobierno menos poderoso: seríamos más democráticos porque el gobierno dependería más de nuestros impuestos y menos de su petróleo. La culpa no es del petróleo sino de cómo enfocamos su explotación y cómo usamos sus ingresos.

José Antonio Gil YepesPetróleo No Rentista
Leer más